La centrifuga: un elemento esencial

febrero 14, 2020by Kalstein Peru

Una centrifuga es un aparato que aplica una fuerza centrífuga sostenida (esto es, una fuerza producida por rotación) para impeler la materia hacia afuera del centro de rotación. Este principio se utiliza para separar partículas en un medio líquido por sedimentación. Por lo general, la centrifuga es utilizada en los laboratorios como proceso de la separación de la sedimentación de los componentes líquidos y sólidos.

¿Cuáles son los tipos de centrifugas?

Hay diferente tipos de centrifuga, como centrifugas de baja velocidad, centrifugas para micro hematocritos, y ultracentrífugas, este último tipo generalmente se utiliza para la separación de las proteínas. Pero cada uno de ellos tiene diferentes velocidades:

  • Macro centrífuga que va desde los 2.000 y 6.000 R.P.M.
  • Micro centrifugas entre 10.000 y 18.000 R.P.M
  • Ultracentrífugas que va desde 20.000 y 75.000 R.P.M.

Dependiendo del tipo de centrifuga cada una tendrá diferente funcionamiento y características (tipo de rotor y tipo tubo porta muestras). En el caso de su control eléctrico, siempre va a disponer de diferentes elementos como el control del tiempo, el control de temperatura, control de refrigeración, velocidad de rotación, entre otras.

¿Quiénes fueron sus creadores?

El principio y necesidad para realizar la primera máquina centrifugadora comenzó con la industria azucarera, buscando un sistema capaz de concentrar los azucares y eliminar las mieles durante un proceso de centrifugación. En 1848 se creó la primera máquina centrífuga para la depuración de caña de azúcar atribuida a Shotter y Dubrunfaut, pero la patente fue concedida a David Weston, en 1852. La máquina fue llamada, separador centrifugador, y fue construido en la plantación Lihue, en Honolulu, Hawái.

En el ramo industrial, las centrífugas eran una realidad y una tendencia para los procesos masivos, pero en el ramo de la ciencia faltaba este elemento para separar materias más sutiles. En 1924 se desarrolla la primera centrífuga para laboratorios científicos. El creador es Theodor Svedber, un físico-químico de la Universidad de Uppsala, procedente de Suecia.

Pasaron años para que este invento se desarrollara en todo el mundo, al principio por el escepticismo al respecto. Para poder conseguir esta realidad se trabajó de 1926 a 1937 consiguiendo medir las proteínas de la hemoglobina y los ácidos nucleicos. De aquí en adelante el campo médico, físico y químico, nunca sería igual.

¿Qué debes tener en cuenta al realizar la carga de tu centrifuga?

  • Colocar las cargas que tienen la misma masa o peso de forma opuesta en el rotor.
  • Además de tener la misma masa, deben tener el mismo centro de gravedad, no coloque tubos y recipientes como pares contrapuestos.
  • Utilice la centrífuga colocando todos los accesorios en el rotor.
  • Utilice el rotor y accesorios originales del equipo. Las piezas no originales pueden producir un desbalance.
  • Complemente estas recomendaciones con las instrucciones del fabricante.

¿Cuáles recomendaciones debemos seguir al utilizar una centrifuga?

Para utilizar una centrífuga es necesario seguir una serie de pasos que permitan su funcionamiento seguro. Si bien los equipos de este tipo en términos generales operan de la misma manera, conviene consultar el manual de uso proporcionado por el proveedor incluso si se cuenta con experiencia en el uso de centrífugas.

Es importante tomar en cuenta estas recomendaciones para mantener la centrifuga en condiciones adecuadas:

  • Mantener cerrada la tapa en el proceso de centrifugado
  • Compruebe que la superficie donde se encuentre la centrifuga este nivelada.
  • Reemplazar los recipientes metálicos que se encuentre en mal estado
  • No utilice equipo de vidrio en mal estado
  • Reemplazar los tapones amortiguadores de los porta muestras.
  • Mantener la centrifuga libre de restos de muestras, vidrio y polvo

Finalmente se recomienda comprobar el funcionamiento del equipo de la siguiente manera:

  • Cargue la centrifuga correctamente y ciérrela.
  • Asegúrese que la centrifuga este bien cerrada.
  • Accione el interruptor de encendido, fijando previamente la velocidad y/o el tiempo de centrifugación.
  • Observe detenidamente el funcionamiento.
  • Si existen problemas contactar con el fabricante.

Kalstein pone a su disposición centrifugas de la más alta tecnología. Por eso le invitamos a echar un vistazo a nuestras centrifugas disponibles AQUI

Kalstein Peru

MONTPELLIER

Sede

Optimum Business Center, 450 Rue Baden Powell, 34000 Montpellier
(+33) 4 67 15 88 49(+33) 6 63 81 00 23

sales@kalstein.eu

UBICACIONES

Estamos siempre cerca.



Se parte de nuestro equipo!
Distribuidores



Sigue nuestra actividad en las redes sociales

Mantente informado con todas las noticias de actualidad del sector.


Hola
¿En que podemos ayudarte?
Powered by